lunes, 7 de noviembre de 2016

La transformación universitaria y la lucha de los trabajadores de la educación y el pueblo

Prof. Henys Peña
Archivo
Por: Henys Peña

La transformación universitaria, ha significado la irrupción al escenario de un conjunto de nuevas universidades, ya en 1999 el Instituto Universitario Politécnico de las Fuerzas Armadas Nacionales (IUPFAN) es transformado en Universidad Nacional Experimental Politécnica de la Fuerza Armada Bolivariana (UNEFA), para dejar de ser el destino exclusivo y excluyente de unos pocos, para contar hoy con mas de doscientos mil estudiantes, seguida por el lanzamiento de la Misión Sucre (2003) y la creación de la Universidad Bolivariana (2003), para tomar cuerpo en la Misión Alma Máter (Decreto de fecha 24/03/2009).

En nuestro caso, docentes de la Universidad Politécnica Territorial de los Altos Mirandinos Cecilio Acosta (UPTAMCA), asistimos a la reciente creación de la misma, a partir del Colegio Universitario de Los Teques Cecilio Acosta (CULTCA) con grandes debilidades por superar para colocarnos a la par de estándares e indicadores que aun estando signados por las distintas corrientes del pensamiento, resultan inevitables, y sirven como mediciones concretas en esta ruta que transitamos.

Ahora bien, deseamos referirnos en concreto a la organización en el seno de la comunidad universitaria, que en nuestra opinión es uno de esos estándares o indicadores relacionado con la densidad organizacional, luchas y conquistas de los trabajadores, en este caso la organización sindical. 

Siendo que en 2015 se avanzó en la firma de la segunda Convención Colectiva Única de trabajadores y trabajadoras del sector universitario, encabezada por la recién creada Federación de Trabajadores Universitarios de Venezuela (FTUV), esto significó un paso agigantado, trascendiendo la tradicional "sectorización" de la comunidad universitaria, sectorización que no es otra cosa que la fragmentación de las luchas de los trabajadores, bajo la falsa premisa de la existencia de contradicciones entre las metas e intereses de docentes, trabajadores administrativos y obreros. Claro que sobre este tema no nos hacemos falsas ilusiones, ni lo abordamos desde una actitud mojigata, existen diferencias sí, incluso contradicciones, que en todo caso ni son insalvables, ni son irreconciliables.

La FTUV conformada el 1º de mayo de 2015, asume un modelo organizativo con igual representación de trabajadores docentes, trabajadores administrativos y trabajadores obreros, suprimiendo la figura del Secretario General, para crear tres Coordinaciones Generales, una de docentes, otra de administrativos y la de obreros, también se conforman 14 Coordinaciones, para las áreas de: Comunicación, Información, Actas y Correspondencia, Reclamos y Reivindicaciones Laborales de los Trabajadores, Administración y Finanzas, Deporte, Cultura, Recreación y Turismo del Trabajador, Formación Ideológica, Organización, Pesquisas, Estadísticas e Investigación, Integración y Participación de Los Trabajadores Jubilados y Pensionados, Relaciones Interinstitucionales e Internacionales, Salud de los Trabajadores, Proceso Socio Productivo, Salario Social, Defensa Integral de la Patria, Igualdad de Género, integradas por tres miembros, cada uno con su respectivo suplente, en representación de docentes, administrativos y obreros, igual estructura a tres partes (que no tripartita) tienen la Comisión de Auditoría Sindical Nacional y el Tribunal Nacional de Ética y Disciplina Sindical.

Así las cocas, con cierto retraso y a la luz de la dinámica particular, se avanza en la conformación de sindicatos unitarios (que no únicos) en cada una de las instituciones universitarias, especialmente en las de reciente data, en unas se ha avanzado mas rápidamente que en otros, siendo necesario enfrentar tanto "la inmensa fuerza de la costumbre", como los vicios de un sindicalismo anquilosado que ofrece tenaz resistencia.

En el caso particular de la UPTAMCA, nos ha tocado tomar posición en asambleas y reuniones de carácter político de docentes, además de los abundantes debates y discusiones "de pasillo" en las que no hemos dudado en ratificar la posición de impulso a un movimiento sindical universitario que se asuma de iguales, unitarios y clasista, con un solo discurso, tal como en el caso del proceso electoral de la Federación Unitaria de Trabajadores del Petróleo, del Gas, sus Similares y Derivados de Venezuela (FUTPV), en la organización de los Sindicatos Unitarios de Trabajadores de las distintas universidades del país reafirmamos la necesidad de asegurar una amplia alianza patriótica y clasista con los diversos sectores sindicales identificados con el proceso bolivariano, para cerrar el paso a las pretensiones de la derecha pro-imperialista.

Se requiere además avanzar en la profundización de la democratización y transformación de la federación y de todo el sindicalismo, haciendo de la nueva organización sindical un auténtico instrumento al servicio de los intereses de la clase trabajadora, una fuerza capaz de vanguardizar las luchas de todo el pueblo trabajador en la construcción del poder revolucionario. Partiendo de una federación, un sindicato unitario y una lucha sindical que defienda y fortalezca los derechos de las y los trabajadores de la educación universitaria, que combata la precarización, que se oponga a cualquier intento de privatizar la educación o reducirla en perjuicio de los hijos del pueblo trabajador, y que haga cumplir las conquistas contractuales, que sea igualmente firme al dialogar y convenir como al enfrentar y reclamar cuando sea necesario.